La ansiedad puede afectar de muchas formas a las personas que la padecen. En uno de los artículos más visto de esta web: “11 efectos de ansiedad en el cuerpo” detallé cuáles son los principales efectos físicos. En este caso nos vamos a centrar en los efectos comportamentales.

La ansiedad puede observarse tanto en la manera que pensamos, como la manera en que nos sentimos, y por supuesto por la manera en la que nos comportamos. Los psicólogos lo llamamos el triple eje de respuesta. La conducta se ve modificada por muchos factores. En el caso de la ansiedad podemos observar cambios como el huir de situaciones que nos producen temor, de alteraciones en la respiración, de vómitos, o de parálisis al vivir una amenaza.

Veamos con algo de detalle los principales cambios de conducta que se producen como consecuencia de la ansiedad.

 

Comportamiento pasivo y desmotivado

La necesidad de estar a solas con los pensamientos, o el deseo de querer alejarse de otras personas y de los consejos que quieran dar. Este comportamiento es aliviante a corto plazo, si bien posteriormente acaba potenciando el aislamiento y el bloqueo. Si se cronifica puede generar una depresión.

 

azor & asociados comportamiento ansioso

 

Agorafobia

En algunos casos la ansiedad puede causar agorafobia, es decir el temor a no poder salir de un lugar concreto, generando normalmente que la persona evite muchas situaciones que le puedan generar bloqueo al sentirse atrapada.

La agorafobia suele ir asociada al ataque de pánico a algunas modalidades de colon irritable. Cuando al producirse crisis de ansiedad se asocian ciertos contextos a sensaciones fisicas negativas como desrealización, taquicardia, mareo, etcétera, la persona tiende a evitarlo con desesperación y miedo. Cuando son muchos los lugares asociados con ataques de pánico hay personas que se niegan a salir fuera de las zonas conocidas.

 

Compulsiones

Cuando los niveles de ansiedad son muy altos podemos realizar acciones para mitigarlos. A veces alejarse, otras investigar soluciones (ver si las amenazas pueden evitarse o resolverse), otras repetir acciones (tics, comprobaciones  y reaseguraciones…). Cuando se convierten en conductas patológicas hablamos incluso de un trastorno obsesivo-compulsivo

La necesidad de no contagiarse, de no tener mala suerte, el miedo a sentirse mal, son entre otras, las ideas que potencian las compulsiones.

Algunos ejemplos de compulsiones propias de un trastorno obsesivo son:

  • Saltarse las grietas en el suelo.
  • Comprobar el gas, o las puertas del coche muchas veces antes dejarlo estar.
  • Vestirse de una misma manera siempre.
  • Encender y apagar interruptores de luz.

comportamiento ansioso

 

Conductas de búsqueda de alivio a corto plazo

Las personas con ansiedad también pueden desarrollar soluciones a corto plazo que generan otros muchos problemas después, tal es el caso del abuso de alcohol. La ansiedad se suaviza cuando se está bebido o drogado. Son solo un alivio porque en realidad pueden empeorar la ansiedad. El consumo de alcohol puede causar ansiedad al día siguiente como resultado de la tensión del cuerpo y la deshidratación.

 

Tics nerviosos

Algunas personas también desarrollan tics nerviosos cuando están ansiosas. Tocarse la cara, guiños o parpadeos, carraspear, onicofagia o morderse las uñas, dermatilomanía, o la  tricotilomanía son algunos ejemplos de tics.

A pesar de que muchos tics son fácilmente observables desde fuera, para la persona que lo tiene no siempre es así. La automatización hace que no haya conciencia de estar realizándolo, impidiendo darse cuenta de la frecuencia y de lo evidente que resulta para los demás. Por otra parte, una vez se instaura el hábito es común que las personas de alrededor finjan no darse cuenta.

Otros problemas asociados conductualmente a la ansiedad son los trastornos del sueño, o la acatisia, o síndrome de las piernas inquietas.  En cierto modo, la ansiedad en sí es un problema de conducta. Se trata de la activación de la lucha o huída ante una amenaza. Cuando se mantiene el tiempo la ansiedad es normal que se produzcan problemas conductuales como los descritos en este artículo, además de los descritos a nivel fisiológico y emocional ya descritos en otros anteriores.

La única manera de detener realmente estos comportamientos es tomar medidas para controlar, gestionar y curar su ansiedad. Si ese es su caso, no lo dude, busque soluciones.

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo