La intervención en crisis tras tragedias aéreas es fundamental para gestionar adecuadamente las situaciones y sus posibles secuelas posteriores. El trabajo se centra en los supervivientes, en el personal de implicado en el auxilio de las víctimas y en los familiares de las personas heridas o muertas en el accidente.

Los psicólogos llamamos «intervención en crisis» a la ayuda que prestamos a personas que se encuentran en una situación emocional muy intensa, normalmente con elevados sentimientos de malestar o cerca de poder bloquearse. Dentro de nuestro trabajo como psicólogos aeronáuticos, tenemos acuerdos con las compañías que nos contratan para estar disponibles en caso de accidentes aéreos para desplazarnos hasta el lugar de la tragedia y hacer nuestro trabajo. Hagamos un breve repaso sobre algunos consejos importantes cuando afrontamos una situación de crisis.

Psicólogo Aeronáutico

Intervención en crisis: consejos para dar los primeros auxilios psicológicos

 1. Escuchar

Hay que tener cuidado con la responsabilidad que podemos asumir a la hora de ayudar. Si no escuchamos a la persona que queremos auxiliar psicológicamente, es posible que no le demos el apoyo que necesita. Cada cosa a su tiempo… lo primero escuchar y después actuar.

Escuchar primero, después actuar

Es importante que la persona a la que queremos ayudar encuentre palabras para definir los hechos o situaciones que ha vivido. será un primer desahogo. Le ayudará a realizar la primera valoración de lo que ha sentido y de su estado interior. Además .

Aún no es el momento de dar consejos. Es el momento de la escucha activa: Repetir con nuestras palabras lo que el otro nos está diciendo y pedir aclaraciones a cada dato que no hemos entendido. Mostrar interés y conseguir que el otro lo perciba, es muy importante en esta fase.

intervención en crisis

2. Ofrecer ayuda

Ante el malestar que siente la otra persona puede ser de ayuda hacer explícito qué espera de nosotros. ponerle palabras puede «ayudar a ayudar». Podemos responder mejor a sus expectativas. Si somos capaces, es bueno hacer predecible los siguientes sentimientos que vivirá la persona. Mostrarle cuáles serán los siguientes acontecimientos será tranquilizador. Describir las etapas que ha de vivir ayuda.

3. Soportar los silencios

Un momento de crisis estará plagado de emociones que interrumpirán el discurso o lo acelerarán, según sea la persona. En el caso en el que se produzcan silencios es importante convivir adecuadamente con ellos. Hay que dejar que estén. El que se produzcan no son señal de que no estemos ayudando adecuadamente. Es un signo del impacto de la situación sobre el otro. A menudo dentro de la intervención en crisis es necesario dar solo apoyo con nuestra presencia. Permitir que sea así ayuda a potenciar la comodidad de la otra persona.

4. Gestionar el llanto

Al igual que los silencios, el llanto puede ser extremadamente incómodo si no lo ubicamos en su debido contexto. Llorar ayuda a asumir lo que haya ocurrido. Baja barreras y potencia el poder hablar de lo ocurrido. Permite el que se pueda producir un contacto físico como un abrazo, lo que también favorece la sensación de calma y la capacidad para expresarse: favorece el desahogo.

intervención en crisis

5. Identificar el ritmo que necesita

Cada persona lleva un ritmo a la hora de abrirse, reflexionar y compartir. No siempre estará preparada para sincerarse y transmitir su malestar. Del mismo modo la soledad puede ser deseable para quien se encuentra mal. No es razonable forzar al otro a estar acompañado aunque no lo desee. Dejar claro que se está allí, y que se puede contar con uno para hablar, ayudar, llorar… puede ser  suficiente.

6. La ayuda no acaba al poco de haber vivido algún acontecimiento traumático

Darle muchas vueltas a lo que ha ocurrido, hace que con frecuencia la persona posponga o no afronte retos u obligaciones que tiene pendientes. Puede ser de ayuda participar y aportar en esas soluciones sin asumir la responsabilidad sobre ellas. Hay que buscar un equilibrio entre la generosidad, el apoyo y el reproche por lo que no se hace.