5
(1)

Es fácil buscar y encontrar un patrón que indique que algo ha ocurrido pero no es  por casualidad. Esta pregunta ha creado muchas dudas, mucha necesidad de certeza. El psiquiatra y psicólogo suizo Carl Jung fue el primero en acuñar el término de sincronicidad. Todo comenzó cuando una paciente suya, que tenía bastantes problemas para responder a la terapia, le contó un sueño en el cual le entregaban un escarabajo pelotero dorado. Justo en ese momento, Jung escuchó un golpeteo en la ventana que le obligó a dirigirse a ella y abrirla. Había un escarabajo, parecido al egipcio dorado, que deseaba entrar en la habitación. La paciente lo tomó como una señal del destino, y a partir de ese momento fue mucho más receptiva a la terapia. Jung, por su parte, empezó a realizarse muchas preguntas a las que intentó dar respuestas.

Tras años de investigación y vivencias que él consideró reveladoras, Jung llegó a la conclusión de que la psique se divide en tres partes: la mente consciente, el inconsciente personal y el inconsciente colectivo. Este último es el que conecta a todos los seres humanos entre sí y con su entorno.

 

sincronicidad o casualidad

 

¿Qué es la sincronicidad?

Se podría definir como la coincidencia de un pensamiento interno con un hecho externo, esta coincidencia tendría un significado especial para nosotros. La RAE define sincronicidad como sinónimo de casualidad, sin embargo, para Jung y muchos otros investigadores de psicología, física y mecánica cuántica, la sincronicidad sería un elemento clave para comprender la relación entre psique y materia.
Según Jung existirían tres tipos de sincronicidades:

  1. Cuando existe una coincidencia simultánea entre la psique de un individuo con un hecho exterior. ¿Alguna vez ha pensado en alguien e inmediatamente ha recibido una llamada de esta persona? Esto sería un ejemplo de este tipo de sincronicidad.
  2. La coincidencia psíquica con un hecho exterior, puede ser simultánea o no, y dicho hecho es distante en el espacio y más o menos cercana en el tiempo. Soñar con una catástrofe en otro país, que toca la lotería en un lugar determinado, o la llegada inesperada de un familiar que lleva muchos años en otra ciudad, serían sincronicidades que formarían parte de esta categoría.
  3. Tener una coincidencia psíquica con un acontecimiento distante en el tiempo, parecida a la segunda categoría pero con un espacio mayor de tiempo entre la información de nuestra psique y el acontecimiento externo. Por ejemplo, soñar un año antes que se cambiará de trabajo a una empresa y ciudad determinada
También te puede interesar:
Fernando Azor colabora con Eldiario.es

 

casualidad sincronicidad

 

¿Por qué se producen las sincronicidades?

Como ya hemos comentado antes, para Jung existe una conexión especial entre el individuo y su entorno. De hecho, él considera que existe un inconsciente colectivo que nos mantiene a todos conectados. Según Jung, nuestra mente posee una serie de arquetipos que nos va guiando a lo largo de nuestra vida, y además, hemos ido adquiriendo una serie de conocimientos que nos vamos pasando los unos a los otros sin darnos cuenta de generación en generación. Estos arquetipos los vemos a través de los sueños, o la visión de señales a nuestro alrededor. Suelen ser símbolos que tienen un cierto significado para nosotros. Por eso Jung estaba tan interesado en los sueños, pensaba que en el mundo onírico se encontraban muchas respuestas a nuestros problemas diarios. Respuestas que nos proporcionamos nosotros mismos, pero como lo hacemos de manera simbólica no sabemos interpretarlos.

Por lo tanto, las sincronicidades se producirían principalmente porque nosotros las requerimos, de manera inconsciente, cuando nos encontramos ante un dilema que nos inquieta. Nuestra mente conecta con su entorno, con ese inconsciente colectivo, y entonces se produce una chispa que nos ilumina el camino. Todo eso según Jung y los que investigan este tipo de fenómenos. Para otros, es simple casualidad.

 

La psicología transpersonal

La psicología transpersonal, aborda los aspectos más espirituales y trascendentes del ser humano. Nace a finales de los años 60 del siglo XX, con el propósito de ahondar en una serie de de experiencias y fenómenos de la conciencia, que la psicología corriente no había tratado hasta el momento. Estaríamos hablando, por ejemplo, de experiencias místicas, metafísicas y trances. Como Jung, consideran que existe una fuerte conexión con nuestro entorno, y creen en la existencia de una memoria colectiva que nos puede guiar en momentos determinados de la vida.

También te puede interesar:
Comunicación no verbal

Para algunos de los especialistas que siguen esta corriente, las sincronicidades sería la capacidad del ser humano de hacer emerger un mundo, una forma de ampliar nuestros conocimientos y ver la vida desde otra perspectiva.

Sin embargo, no son pocas las voces que se alzan para criticar a la psicología transpersonal. Algunos consideran que es un campo subdesarrollado de la ciencia. En realidad, incluso piensan que su base científica es escasa debido a la implicación de esta rama con las religiones y la metafísica. Además de considerarlos eclécticos, porque la mayoría de ellos no siguen ninguna de las corrientes psicológicas tradicionales.

 

 

¿Entonces es casualidad ? ¿Son o no son reales las sincronicidades?

Es una pregunta que solo puede responder usted según su criterio, vivencias o creencias. No cabe duda que se producen situaciones desconcertantes en la vida, situaciones que unos llaman casualidad, otros la mano de Dios y algunos sincronicidad. Después de leer este artículo, piensa en aquellos detalles de la vida que en algún momento llamaron tu atención. Cosas como encontrar en el metro un libro que no  pudiste comprar en ninguna librería, recibir la llamada de un amigo en el que justo en ese momento estaba pensando, que alguien desconocido te haya tendido inesperadamente la mano en el peor momento de su vida…¿Sincronicidad o casualidad? Tú decides.

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

También te puede interesar:
WhatsApp y ansiedad

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo