5
(1)

Síndrome de las piernas inquietas (SPI) es un trastorno que se caracteriza por la necesidad irrefrenable de mover las piernas. Esta necesidad a menudo se asocia a sensaciones desagradables en las piernas. Moverlas tiende a producir alivio. En algunas ocasiones se habla también de acatisia. Este termino incluiría además de las sensaciones en las piernas, malestar en brazos y troco, aunque donde más incómoda resulta la sensación es en las piernas. La necesidad de moverse y las sensaciones desagradables son especialmente intensas en reposo e inactividad. Tienden a ser peor por la tarde y por la noche.

 

Síntomas del síndrome de las piernas inquietas:

      • Picores.
      • Hormigueo.
      • Ardor.
      • Dolor.
      • Sensaciones de corriente eléctrica.

 

El SPI o la acatisia puede hacer que sea difícil conciliar el sueño o dormir del tirón. Favorece la sensación diurna de  cansancio, irritabilidad, falta de concentración, e incluso, de tristeza.

Se aprecia distinta evolución del síndrome de las piernas inquietas si empieza antes de los 45 años o después. Si aparece antes suele apreciarse una tendencia genética, en donde otros familiares también lo padecen. Normalmente tiende a ser crónico experimentando periodos variables con mayor o menor intensidad. Cuando el sindrome de piernas inquietas comienza después de los 45 años suele ser un caso aislado en la familia. Suele tener un inicio más brusco y los síntomas generalmente no empeoran con el tiempo.

 

 

La acatisia se asociado a enfermedades como la insuficiencia renal, la enfermedad de Parkinson, la diabetes, la artritis reumatoide, el embarazo y deficiencia de hierro. También se asocia al uso de algunos fármacos como Neurolépticos especialmente, y algunos antidepresivos.

En la actualidad se sigue investigando para comprender mejor las causas del síndrome de las piernas inquietas y la acatisia, con el fin de encontrar mejores tratamientos.

Desde la psicología vemos que determinados estados de ansiedad favorecen la necesidad de mover las piernas, sobre todo de forma ritmica. Suele producirse un balanceo apoyando la puntera del zapato, subiendo y bajando únicamente el talón. Este comportamiento no es propiamente la acatisia, pero en cualquier caso es un síntoma de nerviosismo que en algunos caso produce contracturas y dolor al realizarlo durante demasiado tiempo. A más ansiedad, más se potenciará el sindrome de piernas inquietas.

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en redes!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Tratamiento digital del ataque de pánico

Dispones de un BOTÓN DEL PÁNICO para hacer frente a una crisis de ansiedad.

Recibe ayuda gratuita para tratar las crisis de ansiedad y evitar que se produzcan

Inicia la herramienta