0
(0)

La comunicación es vital para que las relaciones humanas avancen, la comunicación a distancia con los hijos, es quizás uno de esos retos complicados pero importantes de resolver cuando uno se encuentra en esa situación. Cuando las parejas con hijos se separan no siempre siguen viviendo cerca y pueden mantener un contacto diario con los niños. Cuando las distancias son razonables se puede hacer el esfuerzo para verse con frecuencia, pero cuando los padres viven en ciudades o países diferentes, todo se vuelve más complicado. El vínculo que tenemos con nuestros seres queridos, está determinado en gran medida por las experiencias que vivimos con ellos. Cuando la interacción no es posible, la tendencia es a que se cree una distancia emocional, o una idealización del otro.

 

Opciones para la comunicación a distancia

Entre las opciones que más a menudo utilizan los padres para mantener el contacto con sus hijos están los programas de videoconferencia como Skype, Facetime, Hangout… por medio de ellos se consigue ver gestos, expresiones, miradas, que la comunicación telefónica no permite habitualmente. Cuando se conectan buscan hablar de lo que se ha vivido, de lo que se estudia, de las anécdotas del día, de los enfados que ha habido… Temas que tienen que ver con las experiencias individuales de cada uno. La inercia habitual es a que se convierta en un interrogatorio para el niño: “¿qué has hecho hoy? ¿has estudiado? ¿aprendes muchas matemáticas? ¿qué te han contado en clase de lengua?….” todo bastante aburrido y poco estimulante para crear un diálogo fluido.

Cuando las herramientas de comunicación principales son las tecnológicas hay que centrarse en  integrarlas de una manera tan natural como sea posible. Cuando convivimos con los hijos, no nos sentamos cada poco tiempo y les hacemos preguntas sin más. Normalmente hacemos “cosas” a la vez que hablamos: compramos el pan juntos, jugamos al fútbol, vemos una peli…

 

comunicación a distancia

 

Consejos a tener en cuenta

Hay que conseguir que la comunicación se integre y fluya gracias a poder hacer cosas al mismo tiempo, aunque sea a cientos de kilómetros de distancia:

  1. Jugar a un juego de ordenador juntos (si es posible con cámara integrada añadida fuera del propio juego).
  2. Tener conectada la videoconferencia mientras el hijo hace deberes y el padre trabaja con otras cosas. Es importante que se pueda interrumpir para preguntar, para compartir una duda, un recuerdo del día, quizás una preocupación…
  3. Los smartphones permiten videoconferencia fuera de casa, de este modo puede verse en directo el colegio, el partido de fútbol que juega el domingo el hijo… El punto de corte lo puede poner cada padre pero las opciones son inmensas.
  4. Hay que potenciar el que el padre, aunque este lejos, pueda recompensar o castigar si es necesario al niño en función de los compromisos, éxitos, etc que vaya obteniendo. De este modo se sigue manteniendo el rol de padre que se preocupa y protege al hijo.
  5. Mensajería de texto instantánea, tipo WhatsApp, o similar. dependiendo de la edad del hijo se podrá o no, pero si es posible es bueno que se pueda abrir ese canal de comunicación para lo cotidiano: “he visto una camiseta como la que querías”, “mira que sitio tan chulo para celebrar un cumpleaños…”. de hecho incluso se potencia más aún la comunicación perteneciendo a el mismo grupo de personas (familiares, por ejemplo) en el que se comparten noticias.

 

psicólogos clinicos

 

Los factores que determinarán más el tipo de comunicación a distancia:

 

  1. Las características de personalidad de los padres, es decir si son capaces de hablar de ellos mismos, de empatizar con sus hijos, si pueden hablar sobre diferentes temas sin tener que acabar rápidamente la conversación, ser pacientes, constantes…
  2. El acceso a los recursos tecnológicos, y la familiaridad que tienen en su manejo diario.
  3. El tipo de relación y comunicación que exista entre los padres separados. Si es buena o mala, hará que se potencie o dificulte la comunicación con los hijos. A veces integrar el uso de cámaras puede verse como una pérdida de privacidad para el padre que vive con el hijo, y por tanto puede ser complicado aceptar su uso generalizado.

 

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo