0
()

No es raro que a lo largo de la vida, idealicemos a alguna persona que nos impresione especialmente. Puede suceder con uno de nuestros progenitores, un maestro, quizás un compañero de trabajo o un artista. El problema surge cuando la idealización se convierte casi en nuestro modus vivendi, cuando no sabemos caminar sin tener a nuestro lado un ser perfecto, que nos salvará de la mediocridad y nos hará sentir mejores personas.

 

¿Idealizar a los demás implica baja autoestima?

Lo más habitual es que sí. Idealizar a los demás, normalmente es porque ellos consideran que tienen muy poca valía. La autoestima, es la opinión que vamos formando sobre nosotros mismos desde que tenemos uso de razón. Al hecho de que sea alta o baja, contribuye la manera en que nos eduquen y las herramientas emocionales que nos proporcionen para ir enfrentándonos a los retos de la vida.

Sufrir de baja autoestima supone tener una visión distorsionada sobre sí mismo. Son personas que a su vez son tremendamente autoexigentes, con lo cual si fallan a la hora de alcanzar las metas que se marcan, es fácil que se sientan tanto fracasados como inútiles. Para ellos no existe el término medio, o todo sale perfecto o es un fiasco. No relativizan, tienden a la sobregeneralización. Si en el trabajo tienen un mal día, en vez de analizar lo que ha pasado, directamente sentirán que toda la culpa es suya y que no son lo suficientemente inteligentes.

También es normal que se culpabilicen de todo lo negativo que sucede a su alrededor, incluso creen valer tan poco, que consideran lógico que el resto de la gente no pueda sentir interés por ellos. Esta manera de pensar, de relacionarse con el exterior, es el caldo de cultivo perfecto para tender a idealizar a otras personas.

También te puede interesar:
Parentificación ¿Qué es?

 

idealizar

 

El complejo de Brunilda

Brunilda es una walkiria, la leyenda germana cuenta que Brunilda solo se casará con el hombre que sea capaz de vencerla en una serie de duras pruebas físicas. El rey Ghunter, mediante un engaño llevado a cabo por Sigfrido, conseguirá casarse con Brunilda. Con el tiempo, la Walkiria descubre el engaño, y humillada abandona a su esposo. Aunque existen otras versiones de la leyenda, en las que se cuenta que exige la muerte de Ghunter y Sigfrido.

Idealizar de manera extrema a la persona amada, y ver que ésta no cumple sus imposibles expectativas, favorece el caer la decepción, pudiendo llegar a padecer el complejo de Brunilda.

Se puede decir, que la persona amada pasa de héroe a villano, sin que pueda entender la razón. Quienes sufren este complejo, tienden a vivir en un estado de desamor contínuo, ya que jamás ningún amante estará a la altura de su fantasiosa visión de lo que debe ser una relación de pareja.

 

Cuando la idealización se mantiene ocurra lo que ocurra…

Puede suceder que la persona que idealiza termine desarrollando una dependencia emocional insana. Idealizar va unido a la dependencia, puede hacer que las personas se conviertan en seres sumisos capaces de soportar todo tipo de humillaciones con tal de no separarse del objeto de su devoción. Se sienten terriblemente afortunadas por haber sido capaces de conseguir, que una persona que creen tan maravillosa y perfecta, se haya fijado en ellas, con lo cual harán lo que sea para evitar el abandono.

Por lo tanto, la sola sospecha de que la otra persona pueda querer romper la relación con ellos, ya sea amorosa, de amistad o laboral, les crea un estado de ansiedad extremadamente alto. En esas circunstancias, tienden a comprobar de manera compulsiva los sentimientos de los demás hacia ellos, para conseguir un alivio rápido y que en realidad les durará poco tiempo.

También te puede interesar:
Entrevista a Fernando Azor para Euronews

 

idializar

 

¿Cómo sabemos si estamos idealizando y dependiendo emocionalmente de los demás?

Puede ser que usted lo esté haciendo y no sea plenamente consciente de ello. Normalmente, las personas que actúan así, suelen dejar en manos ajenas su propia felicidad. Piensan que su bienestar únicamente depende de la aceptación y afecto de quienes les rodean. Además suelen juzgarse tan duramente, que prácticamente no se consienten el más mínimo error. Vivir en un estado de decepción casi constante, puede ser una pista. Los que idealizan ponen un listón tan alto, que no existe cristiano que lo supere. Esto hará que jamás se sientan satisfechos, lo cual les lleva a la infelicidad y a no creerse dignos de encontrar una persona perfecta a sus necesidades.

Por otro lado, es fácil agobiar hasta la extenuación a quien se idealiza. Como hemos comentado anteriormente, se tiende a comprobar su cariño y lealtad constantemente. No es raro que invadan al otro con llamadas constantes y mensajes. Desean conocer todos sus movimientos, ponerlo a prueba… una situación que termina por ser absolutamente desquiciante.

Además de estas comprobaciones, estarán dispuestos a recibir todo tipo de humillaciones, chantajes emocionales, y a que se aprovechen de su vulnerabilidad. Todo con tal de no perder, a la que ellos creen, la persona perfecta.

Si usted se reconoce en este perfil que hemos descrito, debe comprender que tiene un problema serio. Es necesario que acuda a un terapeuta que le explique su conducta, y le aporte las herramientas necesarias para salir adelante. Seguramente esté sufriendo mucho. Deje de hacerlo. Dese una oportunidad y busque la ayuda de un especialista, usted también se merece conseguir la serenidad en su vida.

También te puede interesar:
Informe pericial incapacidad

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres leer los artículos más vistos?

Estos son los artículos que más gustan a nuestros lectores. Si te gusta la psicología esta selección es la tuya.

¡Quiero leerlos!