Como la mayoría de las habilidades, saber quererse requiere también su entrenamiento. Quererse y fortalecer la autoestima es la consecuencia de la suma de pequeñas rutinas diarias. Hay personas que saben hacerlo de forma innata, no necesitan una guía, pero en ocasiones es necesario plantear un recordatorio. ¿Tienes que aprender a cuidarte? Si no lo tienes claro del todo, sigue leyendo.

 

Seis ejercicios para cuidarse


1.- Darse un capricho. 
 Haz de vez en cuando algo que sea sólo para para ti, algo que te gusta. Puede ser una película, un buen libro, o un baño de burbujas. Sabes lo que le gusta y te da placer. Haz una lista de las actividades para incorporarlas a tu vida.


2.- Escúchate. 
 Estar en silencio y permitirte tu espacio te ayuda a conocerte mejor. Si prestas atención sin juzgar es más fácil vivir con los pensamientos. Una mayor auto aceptación ayuda a conseguir bienestar y ayuda a cuidarse.


3.- Cuídate, como cuidas a otros que quieres. 
 Cocina tu comida preferida o concédete no estar trabajando en exceso, busca tus espacios para descansar. Haz cosas por los demás y aprende a hacer cosas también para ti.


4.- Haz una lista con tus virtudes. 
 ¿Cuántas veces te dices “estoy gorda”, o “soy un idiota” o “nunca voy a aprender”… Es humano y comprensible sentir rabia, vergüenza o frustración con uno mismo. Un buen contrapeso es dar voz a los puntos fuertes. Enumerar lo mejor de uno mismo ayuda. Piensa qué tres cosas positivas diría alguien concreto sobre ti. Te ayudará a pensar en sus virtudes.

 

 cuidarse


5.- Sé paciente contigo mismo. 
Aprender de los errores en lugar de castigarse por ellos. El malestar por las consecuencias puede precipitar el arrepentimiento y el enfado. Podemos quedarnos anclados en pensamientos circulares que buscan saber qué habría pasado si hubiera tomado otra decisión. A este proceso se le conoce como Ucronía. Las decisiones siempre tienen un coste, siempre van a producirse efectos positivos y negativos tras haber tomado una decisión.

Si tienes problemas para perdonarte a ti mismo es importante trabajar en este sentido.

6.- Embellece tu día. Pon una vela para cenar o cómprate un ambientador especial para la casa. Hazs que un momento cotidiano sea algo más especial de lo habitual. No hace falta que tenga un invitado para cenar, hazlo para ti. Por qué no hacer algo diferente y agradable.

El mero hecho de cambiar el enfoque hacia el autocuidado pondrá bases sólidas para estar mejor y aprender a cuidarse.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Tratamiento digital del ataque de pánico

Dispones de un BOTÓN DEL PÁNICO para hacer frente a una crisis de ansiedad.

Recibe ayuda gratuita para tratar las crisis de ansiedad y evitar que se produzcan

Inicia la herramienta