5
(2)

Recibir críticas no siempre es fácil, algunas personas lo llevan mejor que otras. Cuando recibimos una crítica no siempre somos capaces de digerirla adecuadamente. En función de las características de personalidad de cada uno, la capacidad para recibir críticas será mayor o menor. Los que se sienten atacados o acusados al recibir una crítica, o incluso al recibir algún comentario, pueden quedarse enquistados en argumentos de injusticia, de rabia y en el deseo de resarcirse por por el “daño” que han recibido.

Si sientes más desgaste de la cuenta cuando es criticado, lee los siguientes consejos:

 

Los consejos para recibir críticas (y que no nos dañen en exceso)

 

1.- Haz predicciones realistas ¿Es posible no recibir críticas?

Hacer predicciones realistas es probablemente una de las estrategias psicológicas más saludables y más eficaces para reducir la ansiedad, y hacer frente al malestar ante una posible crítica. En el artículo “Un consejo para reducir la ansiedad (de los buenos)“, puede leer en detalle en qué consiste hacer predicciones y cómo pueden ayudarle. ¿Hasta qué punto es consciente de que opinar, pedir, o decir no, puede generar opiniones en otras personas? ¿Está intentando vivir el día a día sin asumir que pueden juzgarle negativamente? ¿Quiere conseguir que siempre estén de acuerdo con usted? Desde luego creer que es posible que los demás le valoren siempre correctamente, no ayudará nada a afrontar las críticas de los demás. Tiene que ser capaz de asumir otras opiniones y convivir con ellas sin justificarse en exceso.

 

recibir críticas

 

2.- El conflicto no siempre es evitable

Este punto es una extensión del punto anterior. Saber que cuando hay opiniones diferentes puede surgir el conflicto (no necesariamente de forma brusca) hace que debamos ver esas situaciones como parte de la propia vida. Si no queremos conflicto no podremos relacionarnos con los demás ni ser asertivos. Este concepto es muy importante. Si quiere saber más eche un vistazo al artículo: ¿comunico lo que quiero?

También te puede interesar:
¿Es posible dejar de pensar?

 

3.- Una crítica no es siempre una acusación

Es fácil tomarse una crítica como una acusación sobre lo que hacemos mal. Si esa es nuestra interpretación nos defenderemos y además asumiremos que siempre existe una manera de no ser juzgados negativamente. Podemos acabar asumiendo que si hemos recibido una crítica es porque no hemos contemplado todas las posibilidades o algo se nos ha escapado. Cuanto más asumamos estos puntos de partida, mayor desgaste y malestar sufriremos cuando algo valore algo de nosotros.

Valore no solo qué dice de usted lo que el otro dice, ha de valorar también que dice de la otra persona. Cuando centra su foco de atención en lo que el otro puede estar pensando de usted, lo normal es que deje de lado cuestiones como si el otro tiene habilidades para comunicarse, si no sabe gestionar el conflicto y busca llenarse de razones para decir lo que quiere… Si no es capaz de observar al otro, siempre tendrá que defenderse de los ataques.

 

4.- Escucha Activa

Demuestre que está escuchando y que ha oído bien. Empatice con quienes le critican:

1.- Repita con sus palabras lo que le están diciendo para que la otra persona vea claramente que lo que dijo lo entendió.

2.- Pida aclaraciones sobre aspectos de la crítica que no entiende.

3.- Intente valorar qué parte tiene lógica de lo que le están diciendo, y aclare los temas sobre los que no está de acuerdo. No es necesario que siempre llegue a aceptarse cada punto de vista, cada uno puede tener el suyo.

 

5.- Date tu tiempo

En el proceso de tomarse las críticas de otra manera, habrá momentos más complicados que otros. Habrá temas que incomoden más y nos lleven más al límite. Es necesario que sea así para que haya una evolución estable. A veces es necesario darse unos minutos para contestar y entender lo que ocurre. Ayuda a digerirlo y a conducir la respuesta por el buen camino.

También te puede interesar:
Conflictos, qué se puede hacer con ellos

 

recibir criticas

 

6.- Comparte tu sensación ante la crítica que has recibido

Reaccionar a la crítica expresando cómo le afecta o le incomoda, ayuda a que sea más fácil establecer un diálogo sin quesea necesario llegar a conductas agresivas. Si además se puede expresar algo positivo de lo que el otro está diciendo, aún favorecerá más el diálogo. Frases que pueden servir de ejemplo: “Me siento algo incómodo por lo que has dicho, pero me ha dado algo en que pensar”,  “Es interesante lo que dices, aunque no estoy de acuerdo”, etc.

 

7.- No olvides tu valor

Tiene derecho a sentir y opinar lo que opina. No siempre conseguirá el apoyo de otras personas. Es importante que se permita cierto malestar para ser capaz de defender sus opiniones y necesidades.

 

8.- Elaborara un plan de acción en caso de necesidad

Si la crítica que ha recibido es constructiva y además favorece el deseo de cambiar algún comportamiento, bienvenida sea. Gracias a saber recibir las críticas sacará un beneficio personal. Si la crítica era destructiva,  es importante aprender a hacer frente  al posible conflicto que eso lleva consigo. En ese caso es bueno conocer en qué consiste la asertividad y que técnicas podemos usar para defender nuestro punto de vista. Voy a resumir aquí las principales opciones:

  • Técnica Del Disco Rayado: repetir el punto de vista, tranquilamente sin descuidarse por aspectos irrelevantes ( “Sí, pero… Lo sé, pero opino que… estoy de acuerdo, pero… Sí, pero yo decía”).
  • Técnica Del Acuerdo Asertivo: responder a la crítica admitiendo que el interlocutor tiene una parte de razón pero no en el fondo de la cuestión (“Sí me olvidé de la cita que teníamos para comer. Pero por lo general, suelo ser puntual”).
  • Técnica Para Procesar El Cambio: Desplazar el centro de la discusión hacia el análisis de los aspectos relevantes (“Nos estamos saliendo de la cuestión, estamos desviándonos hablando de cosas pasadas”).
  • Técnica De Claudicación Simulada: Aparentar condescender, pero seguir manteniendo la postura (“Es posible que tengas razón y esta actuando de forma dura, pero lo más importante es…”).
También te puede interesar:
Ira y enfado: mal humor, rabia

No te olvides que al final tú decides. Puede aprender a no enfadarse si se responsabiliza de lo que sientes. El malestar se puede gestionar si se centra en su propia meta. Si lo que deseas es convivir con las opiniones de otras personas, seguro que conseguirás mayor tranquilidad.

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo