La alexitimia es un término que define a personas con imposibilidad para definir e identificar emociones, propias y ajenas.  Las habilidades de cada persona para expresar sentimientos es muy variable. Hay personas que aprenden de sus padres y amigos a expresar sus sentimientos, a darles forma, a identificar soluciones y a hacer peticiones concretas. Esta habilidad es como un escudo contra la depresión y la ansiedad. Permite poner palabras a las emociones. Permite que las ideas se puedan categorizar y analizar para que podamos resolver o aceptar lo que nos pasa. Cuando esta habilidad no se posee o está poco desarrollada, hay que esforzarse en conseguirla. La vida mejora mucho.

Las personas con dificultad para definir cómo se siente, o cómo los demás reaccionan, no son capaces de definir sus necesidades e incluso les resulta difícil identificar claramente las de los demás. Reciben muchos estímulos pero les cuesta discernir cuáles son los más relevantes y qué significados hay detrás. Muchas veces es la falta de práctica, o aprendizaje a lo largo de la vida lo que está detrás de ciertos grados de alexitimia. También es posible que pueda producirse como consecuencia de una vivencia impactante que deje una huella en forma de estrés postraumático, también por un trastorno depresivo, a veces basta con tener baja autoestima, e incluso puede producirse por trastornos de origen neurológico. Podemos hablar de alexitimia como una grado de dificultad modera/alto de identificar las emociones. Un grado mayor sería el resultante de trastorno Asperger, o incluso de otras expresiones más severas de autismo.

alexitimia

¿Qué dificulta la expresión de lo que sentimos?

Casi siempre hablamos de un sumatorio de factores para definir la dificultad para identificar las emociones. Veamos los principales.

1. Exceso de precisión

Para ser más exactos, tendríamos que hablar de exceso de perfeccionismo. Cuando queremos decir algo que defina con precisión lo que sentimos, podemos frenar el que surjan las palabras. Podemos tener un diálogo interno con los diferentes argumentos a favor y en contra, pero no será observable desde el exterior. Los demás pueden no enterarse de lo que hemos pensado o sentido, lo que hará que me cueste describir lo que siento, y bloqueará la comunicación.

 

2. Miedo a la opinión de otros

En la línea de lo expuesto en el punto anterior, cuanto más se tema la opinión de los demás, más difícil es comunicar sentimientos. Al fin y al cabo comunicar emociones es algo íntimo y no siempre se tolera bien una valoración negativa por parte de otras personas. Para hacer frente a este malestar habría que tener en cuenta la idea de etiqueta y los diferentes ejercicios para superarlas. En el artículo Una técnica para que las opiniones de los demás nos dañen menos, se recogen los principales consejos para conseguirlo.

 

3. Distorsiones personales

  • No decir lo que pensamos porque creemos que los demás están obligados a saber lo que nos pasa. Sin expresar lo que sentimos, deseamos que otros lo adivinen y nos ayuden sin pedirlo, con todos los problemas que eso puede acarrear.
  • Creencia de que por mucho que expresemos nuestros sentimientos no habrá solución. Entonces la persona no saca hacia afuera lo que siente porque no cree que nada se pueda solucionar.

Sobre los sesgos, pensamientos irracionales se ha escrito mucho, ya que es una causa frecuente de bloqueos y malestares. Forma parte de lo que se aborda con mayor frecuencia en sesiones de psicoterapia cognitivo-conductual. Tener Alexitimia, como trastorno, no es algo que se suela desarrollar, a no ser como consecuencia de de una depresión. Normalmente es una característica de personalidad como la de ser extrovertido o reservado. Es una inercia con la que se suele nacer. En muchos casos se puede mejorar, aunque la inercia se mantenga.

 

4. Características genéticas

La fluidez en las palabras y la capacidad para detectar emociones tiene un componente meramente genético. Digamos que la capacidad individual para muchas cuestiones viene preestablecida en la manera en la que se expresan nuestros genes. No todos somos igual de capaces de empatizar o de trasmitir emociones. Desde esa situación de partida construimos el resto interacciones sociales.

 

alexitimia emociones

 

Consejos para aprender a expresar lo que sentimos

  • Detectar emociones propias y ajenas: “estoy contento”. Una herramienta que me gusta especialmente es la de usar papel y boli para dibujar o garabatear mientras se habla. No es necesaria una habilidad especial para dibujar, basta con representar gráficamente una idea.
  • Conectar lo que siento con la forma en la que lo expreso: hay que potenciar la identificación de nuestras emociones para ver cómo condicionan nuestros razonamientos o nuestro lenguaje no verbal. Si se identifica correctamente podremos compartir con los demás frases como:  “te hablé así porque estaba enfadado”. Entender las diferentes señales emocionales nos ayudará a poder expresar mejor nuestros sentimientos. Si detectamos la sensación de tensión, podemos interpretarlo como una señal que nos indica que nos estamos enfadando.
  • Autorregular las emociones: usando técnicas de desactivación y meditación, unidas a  estrategias psico-educativas (por ejemplo lecturas), role-playing y técnicas de modificación de conducta específicas (modelado, entrenamiento en habilidades sociales, etcétera).

 

saber cómo

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo