0
(0)

Una obsesión es la incapacidad para detener pensamientos angustiosos, que de forma recurrente reaparecen y bloquean a la persona que los padece. En lugar de tomar decisiones difíciles, lo que se acaba haciendo es constatar la impotencia a la hora de resolver lo que a la persona le angustia.

La preocupación surge ante situaciones cotidianas que pueden favorecer la sensación de cierta amenaza o peligro. Este sentimiento se precipita cuando las decisiones que hay que tomar, no tienen soluciones claras.

El día a día puede estar lleno de situaciones que nos preocupen, nos generen alarma, y requieran decisiones para resolverlas. Dependiendo de la personalidad individual habrá más o menos tendencia a generar obsesiones en lugar de preocupaciones. 

 

Preocupación

Obsesión

La preocupación no se interpone en el camino de las actividades y responsabilidades diarias. Aquí las preocupaciones pueden interrumpir el desempeño de su trabajo, actividades de ocio, o las relaciones sociales.
Quien las padece, es capaz de controlar sus pensamientos. La preocupación tiende a ser incontrolable. Aunque la persona se esfuerza en alejarse de ellas, la razón no basta para alcanzar la tranquilidad.
Sus preocupaciones, aunque pueden generarle malestar , no causan angustia significativa. Las preocupaciones tienden a ser molestas y estresantes.
El número de preocupaciones diarias es moderado. Las preocupaciones suelen ser realistas. Las preocupaciones tienden a producirse por cualquier tipo de circunstancias o situaciones  manteniendo la sensación de amenaza y peligro, incluso cuando objetivamente  no parece que haya razón para ello.
Las preocupaciones tienen una duración limitada en el tiempo Las preocupaciones suelen ser diarias, y durante periodos largos (meses sin a penas pausas)

 

obsesión y preocupación

 

En otros artículos, reflexionamos sobre algunas preguntas relacionadas con la preocupación: ¿Necesito tener siempre una preocupación? Muchas personas que se dan cuenta de que tienden a estar preocupadas y se cuestionan esta posibilidad. ¿Me gusta tener problemas? ¿disfruto estando mal?

Las preocupaciones ayudan a evitar amenazas, evitan problemas, te preparan para lo peor, y conduce a soluciones. Por el contrario, es posible que por estar lleno de preocupaciones empiecen a producirse consecuencias negativas: problemas con el sueño, contracturas musculares y sensación de angustia…

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en redes!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Tratamiento digital del ataque de pánico

Dispones de un BOTÓN DEL PÁNICO para hacer frente a una crisis de ansiedad.

Recibe ayuda gratuita para tratar las crisis de ansiedad y evitar que se produzcan

Inicia la herramienta