5
(1)

La hipertensión está muy ligada a la ansiedad. Existen causas por las que la presión arterial se eleve que no tienen que ver con causas emocionales. Cuando se hace un diagnostico de hipertensión esencial, indica que la causa es emocional o ansiosa. En estos casos es cuando tenemos que ayudar los psicólogos a reducir la ansiedad. Valores de tensión arterial altos mantenidos  en el tiempo pueden acabar precipitando otros problemas vasculares nada deseables.

Cada vez que late nuestro corazón se bombea sangre a todo el cuerpo a través de las arterias. Cuando medimos la presión arterial medimos la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias de la sangre bobeada por el corazón.

Cuando la presión arterial es alta durante periodos de teimpo grandes (meses o años), hablamos de hipertensión. Cuando los médicos la clasifican como hipertensión esencial o secundaria, es cuando no hay una causa física (una enfermedad renal, un tumor, o un fármaco que la potencie) y desconocen las variables emocionales que la producen. Esta causa es la responsable de aproximadamente del 95% de los casos.

Las medidas de la presión arterial informan de la presión arterial sistólica y la presión arterial diastólica. Por ejemplo, 60/120 mmHg. La primera corresponde a la presión arterial medida en el momento en el que el corazón impulsa la sangre, durante el latido: y la diastólica, que se mide en el espacio entre latidos.

  • Hablamos de hipertensión cuando la presión arterial es de 140/90 mmHg o por encima la mayoría de las veces.
  • Si la presión arterial está entre 120/80 y 140/90 o superior, pero por debajo de 140/90, hablamos de prehipertensión.
  • La presión arterial normal es cuando mide menos de 120/80 mmHg la mayoría de las veces.

presión arterial alta

 

Causas principales de la hipertensión arterial

Hay varios factores que se asocian habitualmente a la hipertensión, algunos emocionales y otros meramente médicos. Los principales son:

  • El estrés mantenido.
  • El envejecimiento.
  • Uso de anticonceptivos.
  • Genética y antecedentes familiares de hipertensión.
  • Fumar.
  • La obesidad o sobrepeso.
  • La diabetes.
  • Habitos de vida sedentarios.
  • Elevado consumo de sal.
  • Insuficiente de calcio, potasio, magnesio.
  • Déficits  vitamina D.
  • Alto consumo de alcohol.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Problemas en las suprarrenales, el tiroides o tumores.

 

Síntomas y causas emocionales de la hipertensión.

Las situaciones estresantes pueden hacer que la presión sanguínea se dispare temporalmente. Parece que los niveles de ansiedad dilatados en el tiempo, junto con otros factores desencadenantes explican que la tensión arterial se mantenga elevada. No todo el mundo somatiza de igual manera las emociones. Dependiendo de la predisposición individual, así se producirán unos u otros efectos. En el artículo titulado 11 efectos dela ansiedad en el cuerpo, detallo de que forma se puede somatizar según el órgano que se activa más durante las respuestas de ansiedad.

Tener la tensión alta, no implica que nos estemos sintiendo mal, ni física ni mentalmente. Este problema es casi siempre silencioso, y con frecuencia cuando se descubre es debido a una prueba rutinaria. A veces se asocia a dolor de cabeza o a mareo, pero por lo general son síntomas que no los produce la tensión, sino otros factores como son la propia ansiedad o los estados de alerta en general. A menudo las causas no se perciben con bloqueo o con sensación de estar superado. Sería como si hubiera un estado de calma que de fondo es bastante ansioso. Lo enlazo a un artículo muy relacionado con este mismo concepto que creo que puede aportar más datos relevantes en este sentido. Cuanto más desapercibidas son las causas emocionales de este problema más difícil es conseguir acabar con ellas. 

 

azor & asociados

 

Tratamiento de la hipertensión

Practicar de manera regular ejercicio (de 30 a 60 minutos al día), junto con una terapia cognitivo-conductual parecen ser las mejores estrategias para reducir los niveles de estrés.

En lo que se refiere a la psicoterapia, lo que se busca es detectar cuáles son las razones por las que la persona está ansiosa o alerta. A menudo encontramos que secuencias de decisiones o temas pendientes explican bien porqué se produce este problema. El nivel de control sobre las consecuencias de una decisión y los miedos mantienen la activación física y por tanto eleva la presión arterial. Por medio de las sesiones de terapia, el psicólogo va aportando alternativas y tareas para que poco a poco los niveles de tensión vayan bajando. No suele ser un proceso lineal. Normalmente se producen cambios en la percepción de alerta, y tras unos meses se ven los cambios en los valores del tensiómetro.

 

 

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo