En PsicologodeCabecera.com hemos implementado un protocolo de actuación para garantizar la prevención y la evitación del contagio del Covid-19, o Coronavirus. Estas medidas cambian la manera habitual de relación con nuestros pacientes, pero ayudan a reducir las vías de contagio conocidas del virus.

En cada consulta nuestros pacientes disponen de gel desinfectante para las manos.

Aunque sea poco habitual no recibiremos a nuestros pacientes dándoles un beso, o la mano.

Tras cada consulta el psicólogo aplicará una solución desinfectante en cada mesa y silla y después se aplicará gel en las manos. El paciente puede realizar la misma acción si lo desea.

Ofrecemos siempre la oportunidad de mantener las sesiones por medio de Videoconferencia. Aquellas personas que quieran tener sus sesiones por videoconferencia pueden hacerlo sin ningún problema. En este enlace te explicamos como funciona esta alternativa.

 

 

Suscríbete a nuestro blog

 

Nuestro protocolo está pensado para tranquilizar y seguir convirtiendo nuestro centro en un lugar agradable en el que encontrar soluciones a los objetivos que cada uno se ha propuesto.

 

Preocupación y miedo

Las medidas pueden tener diferentes efectos en cada uno de nosotros en el plano emocional. El miedo a un desenlace fatal, la muerte, puede intensificar la necesidad de garantizarnos que no nos vamos a contagiar y excedernos en las medidas. En especial las personas que sufran alguna enfermedad que pueda debilitarles y las mujeres embarazadas, tenderán a estar más sensibilizadas. Podemos ser demasiado exagerados con la limpieza de las manos, con el control sobre los objetos personales, estando muy pendientes de quién los ha tocado, de qué forma, de si el de delante ha estornudado, de si se ha tocado la nariz… para personas que necesitan control pueden precipitarse niveles de ansiedad innecesarios y quizás incluso bloqueantes.

Uno de los efectos del temor a padecer la enfermedad es que uno empiece a autoevaluarse continuamente, pudiendo generar con esta búsqueda de síntomas un estado de alerta que nos lleve a confundir una tos normal con un signo de gravedad.

En nuestra vida cotidiana cada uno tendrá que elegir si está dispuesto a afrontar su porcentaje de riesgo a enfermar, y en función de eso valorar qué medidas le parecen más correctas. Cuanto más difundidas estén las pautas y más fácilmente se puedan llevar a cabo especialmente en lugares de uso público, con más normalidad se pondrán en práctica.

 

 

Un peligro añadido es también el de la estigmatización: es fácil que si se sospecha que alguien pueda tener el coronavirus, se le aparte e incluso margine de determinados grupos. Aún siendo cierto que esté contagiado, el riesgo de presentar un elevado nivel de ansiedad puede estar en el aumento de la percepción de peligro: todos pueden parecer potenciales portadores, generando malestar, conflictos sociales, etc.

Como casi siempre la solución está en la moderación: protegerse sí, obsesionarse no. O lo que es lo mismo, tenemos cierto control sobre la posibilidad de contraer la enfermedad, pero no toda.

 

Suscríbete a nuestro blog

 

¿Cuáles son los consejos principales para soportar el confinamiento en casa?

 

Habría que tener algunas ideas presentes para hacer frente al cambio brusco de las rutinas.

Lo primero es saber que esto tiene principio y final. No va a ser así siempre. Es difícil hacer frente a una situación y no tener una fecha o un objetivo que pelear. A partir de este punto es importante tener rutinas. Dependiendo de si se está solo o acompañado, el día pasará de diferente modo. En cualquier caso hay que estructurar el día. Las rutinas de higiene cotidianas, uso de teléfonos y tabletas, televisión, cocina… Serán las más evidentes y socorridas.

A partir de allí es bueno hacer balance y retomar tareas que por falta de tiempo no se hacen el resto del año: ordenar fotos o recuerdos, orden en casa, proyectos empresariales que no se le han dado forma… Ahora la gente suele estar más disponible. Es un buen momento para charlar y definir tareas.

Es importante que si hay varias personas en la casa, todas puedan tener sus momentos de intimidad, disponiendo de una habitación para estar a solas si se desea.

 

¿Qué se recomienda hacer con los niños?

Los niños han de ser informados y hay que involucrarlos en la nueva rutina. Ellos han de estar ocupados más tiempo del que a veces somos capaces organizar. Es importante recordar que aunque esto genere malestar y roces, es un aprendizaje extraordinario para la vida. Hay que saber aburrirse, y no se aprende jugando…

Promover tiempo para el juego libre, deporte, movimiento corporal,

Procurar un hábito de horarios, tareas y responsabilidad en base a su edad, dedicando un tiempo diario a la lectura, tareas o estimulación intelectual.

 

¿Cuál es el mejor consejo para quienes ahora están solos y separados de las personas que más quieren?

haría extensibles todas las recomendaciones hechas para la población general, y además insistiría en el hecho de que hay que potenciar una idea: como no es opcional hay que hacer todo lo posible para vivir con las limitaciones. Es bueno no estar buscando la manera de escapar de la situación. Hay que pasarlo… no hay atajos. Y desde luego no olvidemos que se puede recibir psicoterapia de manera eficaz por parte de psicólogos clínicos.

 

Hay gente que está manteniendo eventos sociales, como cumpleaños o reuniones de amigos, vía Skype. ¿Es recomendable eso, relacionarse con amigos o familiares viéndose las caras por medios tecnológicos?

Por supuesto que sí! Es una buena manera de hacer frente a la falta de tareas. Es muy recomendable incluso mantener una aplicación abierta para comunicarse como si se estuviera en la habitación de al lado. Esto rompe la sensación de aislamiento y potencia aun mas la comunicación.

 

¿El confinamiento puede tener aspectos positivos?

El primero el que comentaba sobre saber aburrirse y su importancia. Además otro evidente, estas situaciones nos hacen hablar, bien sea con nuestros compañeros de encierro, o por medio de las aplicaciones y teléfonos. Es un momento de reencuentro en donde podemos tener la oportunidad de conocer mejor a quienes nos rodean.

 

Si el confinamiento se prolonga durante más de un mes, como parece probable, ¿puede dejar secuelas psicológicas?

Muy probablemente habrá un porcentaje de la población que va a sufrir más que otro. Las personas que ya arrastran problemas previas a este momento, y las personas más inquietas lo van a llevar peor. Por esta razón es muy importante saber que en este momento los profesionales de la salud, y los psicólogos en concreto estamos ofreciendo psicoterapia por videoconferencia, añado un enlace de ejemplo: https://psicologodecabecera.com/psicoterapia-por-videoconferencia/psicologoenmadrid.

Demasiado tiempo pensando sin una guía para conducir los pensamientos puede llegar a ser muy agobiante.