5
(1)

La fibromialgia es una de las muchas afecciones reumáticas existentes y se caracteriza por un dolor difuso que afecta a músculos y tejido fibroso, así como rigidez generalizada, hormigueos y cansancio crónico. En muchas ocasiones va asociado a estados de ansiedad, depresión o trastornos de la circulación sanguínea. Es una enfermedad que se convierte en muchos casos en incapacitante, comparable con la artritis reumatoide.

La fibromialgia afecta al 5% de la población general, siendo el 80% mujeres. El diagnóstico de esta enfermedad se realiza desde 1990. El impacto de los síntomas, suele descompensar al paciente anímicamente. Además, las características de los síntomas hacen que las personas que rodean al paciente tiendan a etiquetarlo como “quejica”, y acaben no haciéndole caso, fomentando la incomprensión y facilitando la aparición de síntomas depresivos y ansiosos.

 

fibromialgia puntos gatillo

 

Psicología y fibromialgia

La psicología es una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de estos pacientes, ayuda a reducir los trastornos asociados como la ansiedad o la depresión y además limita los efectos del dolor constante sobre la vida cotidiana. El dolor, el cansancio, los problemas de sueño, la tensión y el negativismo son los promotores de la depresión y la ansiedad, produciendo finalmente mayor malestar, incapacidad para afrontar situaciones y nerviosismo.

La forma de proceder ante la fibromialgia es pedir información general al médico de atención primaria, quien podrá aconsejar sobre cómo mejorar su estado general de salud, ejercicios físicos, cambios posturales, control de la alimentación, el sueño, etc. Él debe ser quien oriente al enfermo al reumatólogo, al psicólogo etcétera.

Desde el punto de vista psicológico, el tratamiento de la  la fibromialgia va dirigido hacia:

También te puede interesar:
Síntomas de que puedes estar deprimido

1. En primer lugar hay que asumir la enfermedad y lo que conlleva. Una no aceptación provoca a la larga mayor frustración.

2. Aprender a mantener un equilibrio entre esfuerzo y descanso.

3. Adaptar las metas a las limitaciones de  la fibromialgia.

4. Valorar lo que se consigue y lo que queda.

5. Mantener el cuerpo a punto: el ejercicio físico moderado ayuda a mantener un buen tono muscular y disminuye a la larga el cansancio.

6. Poner en práctica técnicas de relajación.

7. Control postural: las actividades cotidianas nos facilitan posiciones corporales inadecuadas que a las personas que padecen este trastorno puede afectarles especialmente. Por ejemplo es bueno planchar apoyando un pie en un taburete para no sobrecargar la espalda, evitar levantar las manos por encima de los hombros un tiempo excesivo (por ejemplo al tender), adaptar la altura de la mesa a la de la silla.

8. Aprender a generar pensamientos positivos y a ser mas tolerante consigo mismo.

9. Cuidar la autoestima.

10. Mejorar la comunicación y las peticiones de ayuda.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres leer los artículos más vistos?

Estos son los artículos que más gustan a nuestros lectores. Si te gusta la psicología esta selección es la tuya.

¡Quiero leerlos!