5
(2)

La depresión infantil es un trastorno que hasta hace unas décadas se creía que no existía, parecía increíble pensar que un niño pudiese estar deprimido, pero sin embargo es un problema real. La depresión en cualquier edad es una patología que afecta de forma negativa a la felicidad de la persona y a su capacidad de trabajo. En los niños, el riesgo es que el trastorno se cronifique y se arrastre toda la vida, afectando a quienes la sufren y a los de su entorno.

 

Síntomas

Un aspecto importante que hay que tener en cuenta es la forma que tiene en algunos casos de manifestarse la depresión en la infancia. En muchos casos este trastorno se ve “enmascarado” por otros como son: enuresis, fobia escolar, agitación, irritabilidad, agresividad. La agresividad y las diferentes quejas somáticas como dolores de barriga, de cabeza o musculares, son síntomas propios de la depresión infantil. También puede manifestarse por un bajón importante en su rendimiento académico o una falta de apetito con la consecuente pérdida de peso o no ganancia de éste, y alteraciones del sueño.

 

Un psicólogo infantil

Un psicólogo infantil se encarga tanto de la evaluación como del tratamiento de la depresión.

La prevención de la depresión infantil se basa en dos aspectos importantes, por un lado se busca mejorar el entorno infantil potenciando la armonía familiar y/o modificando los estilos educativos de padres y educadores, y por otro dotar al niño de habilidades para obtener reforzamiento, para manejar el estrés y para pensar de forma racional.

 

Estilo educativo y depresión

Centrémonos en primer lugar en el estilo educativo adecuado. En muchos casos pensamos que la felicidad consiste huir del sufrimiento y por esto en muchos casos se intenta dar al niño todo aquello que le haga feliz, llegando a situaciones de consumo exagerado y búsqueda continua de actividades placenteras. Sólo el alimento, la educación y el cariño deben darse de esta forma incondicional. Los juguetes, la ropa de marca, etcétera, deben ser dados según el comportamiento apropiado o no del niño. Los límites son necesarios para que el niño pueda tolerar la frustración cuando no pueda conseguir algo o algo le salga mal. El niño mimado se vuelve exigente, soporta menos las dificultades, se derrumba ante los contratiempos más insignificantes y no es feliz.

También te puede interesar:
Opiniones de psicólogos de Tres Cantos y Madrid

 

depresión infantil

 

Esto no quiere decir que no podemos “premiar” a un niño, sino que este premio debe ser consecuencia de algún comportamiento adecuado, no desmesurado en su cantidad y apropiado para su edad. Además es conveniente enseñar al menor a posponer las gratificaciones y soportar las dificultades diarias de su vida. Con esto haremos que el menor sea más paciente y esté más motivado para lograr diferentes objetivos. Para que un niño sea feliz hay que privarle de sufrimientos innecesarios y conseguir que disfrute con actividades adecuadas (juegos, películas, etc.). No hay que dejar de enseñarle a que sea paciente, a respetar a los demás, a aguantar algunas dificultades y a afrontar los problemas.

 

Límites educativos

Los límites educativos son necesarios para que el niño desarrolle una capacidad de tolerancia a la frustración adecuada y sea más resistente a la depresión. De igual forma se puede entrenar al niño en diferentes habilidades de control emocional y conductual para que pueda enfrentarse con éxito a situaciones estresantes. Psicólogo infantil Tres cantos

Este tipo de habilidades pueden trabajarse con la ayuda de profesionales en cuanto se detecten los primeros síntomas que nos hagan sospechar la existencia de un trastorno depresivo en el niño.

Por otro lado, el desarrollo de diferentes actividades académicas, musicales, deportivas, etcétera, enseñan al niño a disfrutar de la vida y fomenta un pensamiento optimista ante la vida.

En general, la actuación de los padres es esencial en la prevención y para conseguirlo se pueden seguir ciertas pautas. Es importante que enseñemos a nuestro hijo a sonreír, a disfrutar de la vida, a divertirse, y para eso no hay nada mejor que predicar con el ejemplo y programarle actividades agradables. Para que el niño tenga una buena autoestima es necesario reforzarle de forma positiva en sus logros.

También te puede interesar:
Eritrofobia

La armonía familiar es un factor de gran importancia, por esto es conveniente evitar discusiones delante de los más pequeños y fomentar el diálogo familiar. El acuerdo entre la pareja acerca de los límites ayudará a mantener éstos y ser coherente con ellos. La puesta de límites debe hacerse desde el cariño y la comprensión, es importante exigir el cumplimiento pero desde una postura afectuosa y flexible según las necesidades.

 

depresión infantil

 

Tolerancia a la frustración y depresión infantil

Es necesario que el niño desarrolle una adecuada tolerancia a la frustración, y para esto es bueno: no hacer caso a las rabietas, decirle que espere su turno, que comparta sus cosas, no darle gratificaciones de forma inmediata e innecesaria, etc. Por otro lado, hay situaciones que pueden generar en el niño un sentimiento de tristeza como es la enfermedad o muerte de seres queridos. Para esto es necesario ir preparando poco a poco al niño en la medida de lo posible y adecuando la información a la edad del menor. Psicólogo infantil Tres cantos

Trastornos depresivos. El desarrollo de la autonomía en el niño también sumamente importante y para eso debemos y enseñándole diferentes actividades y dejarle que las practique. Hay que dejar poco a poco que vaya participando en la toma de decisiones.

El lenguaje que utilizamos con el niño puede igualmente afectar de una forma importante a su estado emocional. Si utilizamos frases absolutistas del tipo: “nunca cambiarás”, “siempre lo haces todo mal”, etcétera, le enseñaremos un tipo de pensamiento que conduce a la autocrítica y al catastrofismo.

En resumen, es importante estar pendientes del estado emocional de los niños por su repercusión en su desarrollo. Ante signos que te hagan sospechar de la existencia de un trastorno depresivo no dudes en consultar con un psicólogo infantil para que te asesore.

También te puede interesar:
Ansiedad, miedo, tristeza depresión. Diferencias y definiciones

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo