El locus de control es un indicador de la interiorización del trabajo realizado en terapia. En psicología clínica trabajamos en función de los objetivos que nos plantean nuestros pacientes. Es importante que se identifiquen desde el inicio las metas y expectativas para que según se avance en la psicoterapia puedan percibirse los cambios y mejorías.

Desde siempre, la psicología clínica ha buscado eliminar el malestar psicológico de las personas, desde el psicoanálisis hasta la psicología cognitivo-conductual la meta siempre ha sido la misma. Las estrategias terapéuticas, eso sí, han ido evolucionando hacia métodos más empíricos centrados en medir y favorecer los cambios y mejorías con las mayores garantías posibles.

 

locus de control

 

Psicoterapia y locus de control

Dentro del proceso de psicoterapia es importante que el paciente conozca y valore la utilidad de algunos conceptos teóricos: valor de la exigencia, manejo de la incertidumbre, la necesidad de control, rutinas favorecedoras del sueño… Todos conceptos relevantes en función de la problemática individual,  aportando su grano de arena a la construcción del bienestar de cada uno.

Para que la teoría sea realmente útil para cualquiera de nosotros es necesario poder poner a prueba cada concepto y ver su utilidad. Las personas somos eminentemente empíricas y necesitamos tocar y probar para hacer nuestros los cambios y asumir las alternativas que se nos ofrecen. En consulta proponemos tareas y ejercicios para ayudar a interiorizar las ideas, veamos algunos ejemplos: “no te acuestes hasta que no tengas sueño”, “habla de la chica con la que has roto, no evites mencionar su nombre”, “escribe en un papel las sensaciones que tendrás cuando estés haciendo el examen oral.

 

locus de control

Locus de control externo e interno

Es importante saber que serán incómodas, aunque normales e inevitables, para que no te asusten y sorprendan, de este modo podrás centrarte en resolver las preguntas y no en aplacar tus síntomas de alerta y nerviosismo”… Existen tantos consejos y tareas como personas. El psicólogo clínico buscará de manera artesanal cuál es el que es necesario para cada situación y características del paciente.

Una meta principal en psicoterapia es conseguir que cada paciente sienta que depende de sí mismo y de las habilidades aprendidas, el alcanzar la solución y la calma ante determinados malestares. Debe conseguir resolver los síntomas que motivaron el acudir a consulta, y a ser posible también ser capaz de hacer frente a nuevos retos o problemáticas que tengan nexos de unión con lo aprendido hasta ese momento.

Hay que conseguir un locus de control interno, en contraposición de lo que podríamos llamar un locus de control externo. Por esta razón este concepto es predictor del éxito de la terapia. Cuanta mayor interiorización y automatización de procedimientos eficaces para afrontar el malestar, mayor y más duradero será el avance en psicoterapia.

Si estás dudando sobre la utilidad de la psicoterapia, sobre la eficacia de los tratamientos psicológicos, es importante que sepas que aún no se han conseguido tratamientos eficaces al cien por cien.  Se pueden aprender e interiorizar (locus de control interno) muchos cambios que sin destruir la esencia de cada persona, ayudan a reducir y a eliminar síntomas de malestar. La ansiedad, la tristeza, la sensación constante de peligro, los miedos, los sentimientos de inferioridad, o la rabia descontrolada, pueden ser muy bloqueantes si no se sabe cómo gestionarlos.

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo