El binomio ansiedad dolores de cabeza es frecuente. De hecho la ansiedad suele ser la causa más común de migrañas y cefaleas. También puede ocurrir al contrario, que el dolor sea la causa de elevados niveles de ansiedad.

En función de su intensidad, los dolores de cabeza, pueden afectar enormemente a la calidad de vida de quien lo padece.

Los dolores de cabeza son un síntoma. Pueden indicar el inicio de una enfermedad, demasiadas horas de televisión, o de trabajo, preocupaciones, angustia y por supuesto ansiedad.

La ansiedad produce una cantidad considerable de tensión en el cuerpo. Puede precipitar diferentes efectos además de los dolores de cabeza: dermatitis, dolor estomacal, diarreas o estreñimiento, subidas de tensión arterial…

Un dolor de cabeza puede manifestarse de diferentes modos. Puede ser un dolor sordo, difuso o punzante. Puede localizarse en zonas diferentes: la frente, el occipital, el parietal, el temporal, pudiendo ser en forma de cinta y/o de casco. En función de si la causa es muscular o vascular la sintomatología se expresa de forma diferente.

 

azor & asociados

 

Ansiedad y dolores de cabeza:

 

Cefaleas tensionales.

Son las que se originan por exceso de tensión muscular, precipitando incluso contracturas  y nódulos.

Ante el estrés los músculos del cuello, de la cabeza, e incluso los músculos de los ojos se tensan. La combinación de hormonas, calor del cuerpo, y tensión muscular parece la explicación más probable a los dolores de cabeza.

 

Cefaleas vasculares.

Son las que se originan debido a la dilatación y constricción de venas y arterias a nivel cerebral. El dolor suele expresarse en forma de casco.

 

 

Cómo aliviar ansiedad dolores de cabeza

La única manera de aliviar los dolores de cabeza instantáneamente es por medio de tratamientos farmacológicos.

Las molestias oculares son  comunes en condiciones de poca luz o cuando llevamos trabajando con el ordenador mucho tiempo. La fatiga ocular se asocia al estrés. La dilatación pupilar es frecuente que se produzca cuando se está estresado y tiene como consecuencia asociada que la luz sea molesta, aunque cuando no tenga gran intensidad. En estos casos hablamos de fotofobia. Es bueno apagar luces y pantallas cuando el dolor ya se ha manifestado.

Las cefaleas tensionales son resistentes y son difíciles de eliminar aunque se reduzcan las fuentes de estrés. Tras ellas pueden producirse pinzamientos y contracturas que no siempre evolucionan al ritmo que se desearía. En muchas ocasiones hace falta el trabajo coordinado de fisioterapeutas, psiquiatras y psicólogos para alcanzar un resultado satisfactorio.

 

dolores de cabeza

 

Algunos consejos paliativos pueden servir para reducir el numero de episodios y la intensidad del dolor:

  • Cerrar los ojos y frotar las sienes durante unos minutos.
  • Tomar una ducha tibia.
  • Recibir un masaje para aliviar la tensión muscular, incidiendo especialmente en el cuello y la espalda.
  • Buscar lo que a cada uno le sienta bien: correr, tumbarse, distraerse con música…
  • Hacer ejercicio, comer sano, y beber mucha agua (El agua puede ser muy útil, ya que las cefaleas tensionales pueden empeorar si se está deshidratado).
  • Aprender estrategias para la reducción de la ansiedad antes de que se descontrole. Las cefaleas tensionales se pueden detener más fácilmente si se pillan a tiempo. Tan pronto como se comienza a sentir la ansiedad es recomendable el uso de técnicas de relajación.
  • Dormir lo suficiente. La falta de sueño contribuye a aumentar el estrés y la fatiga ocular. Es importante guardar una buena higiene del sueño.

 

 

Protocolo para evitar contagios en el centro

Pincha en el enlace para conocer como influye el coronavirus en las sesiones de terapia.

Conoce nuestro protocolo