La psicología clínica entrena a las personas en habilidades que ayuden a estar bien y a afrontar y resolver las situaciones que se van produciendo en la vida. Los psicólogos clínicos, siempre que nos es posible, intentamos pedir que el paciente realice tareas y siga pautas durante la psicoterapia. Somos conscientes de la importancia de hacer cosas para interiorizar un método.

Psicoterapia

La evolución principal de la psicología en los últimos 50 años es muy llamativa. Conocemos mucho mejor cómo funciona el cerebro y qué maneras de pensar generan malestar o calma. Creamos protocolos cada vez mejor definidos para intervenir psicológicamente en situaciones de crisis, ante depresiones, o trastornos de ansiedad. Hoy somos capaces de ayudar más y mejor a las personas que no se sienten bien. Cualquiera puede aprender procedimientos eficaces para hacer frente a las diferentes situaciones que deberá afrontar a lo largo de la vida.

En la actualidad podemos ayudar a las personas a mejorar su vida

No nacemos sabiendo todo

Algunas personas creen que debíamos ser autosuficientes y capaces de afrontar cualquier situación del día a día. Sin embargo hoy parece muy claro que no nacemos sabiendo, y no siempre las experiencias que vivimos nos enseñan todo, ni las podemos resolver correctamente cualquier situación que se nos plantea por primera vez.

Cuando nos proponemos aprender una habilidad, por ejemplo jugar al tenis, asumimos que hay un proceso que con la práctica nos llevará a mejorar. Podemos apuntarnos a clases con un profesor o podemos intentar mejorar con nuestra propia práctica y nuestro análisis de lo que hay que hacer para darle bien a la pelota. Ambos caminos son buenos pero el aprendizaje sin profesor tiende a alargarse más en el tiempo, normalmente con peores resultados. Los ejercicios que plantea un entrenador de tenis pretenden abreviar y dirigir el esfuerzo del alumno a la meta de jugar bien y conocer lo mejor posible cómo es el movimiento para pegar a la bola, cómo colocarse en la pista… Los ejercicios repetidos durante los días de entrenamiento son el equivalente a las tareas y pautas en psicoterapia.

El aprendizaje sin profesor tiende a alargarse más en el tiempo

El psicólogo, especialmente dentro de la terapia cognitivo-conductual plantea a su cliente estrategias y tareas para gestionar conflictos, para expresar bien las necesidades, para gestionar sensaciones incómodas, para hacer frente a la impaciencia, al exceso de autoexigencia… Las pautas en psicoterapia son ejercicios que cuanto más se repiten más ayudan a la personas a interiorizar otras maneras de resolver situaciones y problemas. Somos las propias personas quienes decidimos qué hacer y cómo, pero luego existen muchas maneras de llevarlo a término.

Hace un tiempo escribía sobre diferentes técnicas y sobre las pautas que se derivaban de éstas. En concreto la técnica de detección y afrontamiento de la consecuencia temida DACT, la regla de tres, o la desensibilización sistemática son ejemplos super concretos que ayudan a entender a qué me refiero con el título de este artículo: la magia de las pautas en psicoterapia.

ansiedad

Ejemplos para ilustrar en qué consisten las tareas o pautas en psicoterapia

Situación 1.- Supongamos una persona que está ansiosa: presión en el pecho, descansa mal, tiene pensamientos constantes sobre conflictos que tuvo el día anterior en el trabajo con algunos compañeros. Le da vueltas a la mala interpretación que han podido hacer de sus palabras y busca maneras de poder explicar sus razones para decir lo que dijo.  Es una persona que intenta hacer bien las cosas con jefes y compañeros. Se esfuerza para que nadie le pueda reprochar que hace mal su trabajo. Si la meta es conseguir moderar la importancia de la opinión de los demás,

Podemos proponer las siguientes pautas en psicoterapia:

“durante las próximas dos semanas tienes que conseguir no adelantarte a la necesidad de alguien una vez por día. Anota cuál fue. Has de conseguir demostrarte que no es tan importante conseguir que los demás te valoren de manera positiva todo el tiempo. Es necesario que vivas estas dos semanas con la sensación de que cada vez que no te adelantas a la necesidad de alguien  es incómodo pero no tanto como habías creído. Por otra parte no es necesario que nunca te adelantes a esa necesidades, lo importante es que cuando digas que no lo vas a hacer convivas con tus sensaciones.

Situación 2.- Supongamos una persona que duerme 3 horas menos los viernes y sábado que duerme bien. Es conductor de autobuses en una línea interurbana. La anticipación: “no voy a poder descansar y me voy a dormir mañana al volante” produce gran alerta y dificultad para mantener el sueño durante toda la noche. Siendo su meta poder mejorar el descanso y gestionar su preocupación.

Podemos proponer las siguientes pautas en psicoterapia:

“cada noche es importante que te acuestes sólo cuando tengas sueño. No te obligues a dormir. Empecemos por asumir lo que ahora está pasando. No estas durmiendo y te pasas la noche pensando en lo cansado que estás mañana. Como no ayuda a dormir el obligarte a hacerlo, hay que ir reduciendo la obligación. No puedes tener ningún despertador a la vista. Es importante que  no hagas el cálculo cada poco rato sobre el número de horas que te restan de sueño. Si  llevas más de unos 30 minutos sin conciliar, levántate de la cama y vete a otra habitación a leer una novela”.

Situación 3.- Supongamos una persona que sufre crisis de ansiedad. Teme que le pueda dar un infarto si las pulsaciones suben en exceso. Intenta no hacer esfuerzos y mantener siempre su corazón en niveles de aceleración moderados.

Podemos proponer las siguientes pautas en psicoterapia:

“quiero que juntos hagamos un experimento, quiero que subamos un tramo de diez escaleras a un ritmo moderado y que cuando lleguemos arriba nos quedemos quietos durante unos cinco minutos dejando que el corazón lata a su ritmo. Quiero también que te centres en lo que estás sintiendo en este momento y no en lo que temes que te ocurra más tarde. Necesito que convivas con las sensaciones normales de tu cuerpo en un entorno poco amenazante como este para que puedas reducir tu nivel de alerta ante ellas. Esta es solo una tarea entre otras que iremos valorando”.

Conclusiones sobre los consejos, tareas o pautas en psicoterapia

Las pautas en psicoterapia son muy útiles sobre todo cuando se van secuenciando y ajustando al aprendizaje que va haciendo cada persona. No basta una sola experiencia para gestionar miedos, bloqueos o malestares, pero con la guía de un profesional que conozca el procedimiento adecuadamente podemos conseguir que las pautas nos den la tranquilidad que de otro modo no conseguimos. Las personas aprendemos de nuestras experiencias principalmente. La capacidad para pensar y analizar las cosas es vital para entender e interiorizar, pero si no lo vivimos el aprendizaje suele ser menos intenso y menos duradero. En el artículo “un truco para conseguir la calma“, planteo una estrategia para poder encontrar las pautas que favorezcan los cambios y la mejoría ante diferentes situaciones de malestar. Le recomiendo que lo lea, seguro que le aportará un buen enfoque para estar bien.